En demasiadas ocasiones, cuando encargamos el diseño de nuestra web, nos centramos en cómo nos gustaría que fuese (creando una imagen en nuestra imaginación) y olvidamos a quién va dirigida.

Y ese error puede provocar el fracaso de nuestro sitio web.

Porque nuestra presencia en internet se enfoca a unos objetivos específicos que solo se cumplirán si visitan nuestra web las personas adecuadas (clientes actuales o potenciales), encuentran en ella lo que buscan y necesitan y la información se les presenta de forma coherente con sus características.

Por tanto, nuestro target, es decir, el segmento de personas que pueden estar interesadas en nuestros productos o servicios, debe influir en, al menos, los siguientes aspectos relacionados con el diseño de nuestra web:

  • Nivel comunicativo. En función de aspectos como el nivel educativo, el grado de uso de internet o los conocimientos previos sobre la materia, deberemos adaptar los textos de nuestra web para conseguir una comunicación efectiva con nuestro target. ¿Escribiremos en primera o en tercera persona? ¿Nos expresaremos en un tono serio o desenfadado? ¿Incluiremos información muy técnica sobre nuestros productos o servicios o solo las características más relevantes? ¿Presentaremos la información en uno o en varios idiomas?
  • Diseño gráfico. De igual forma, deberemos adaptar las imágenes, los colores y la tipografía a los gustos y costumbres de nuestros clientes actuales y potenciales. ¿Utilizaremos colores fuertes o suaves? ¿Incluiremos imágenes impactantes o descriptivas? ¿Usaremos una tipografía rompedora o tradicional? ¿Incluiremos videos o imágenes interactivas?
  • Funcionalidades. Características de nuestro target como el grado de penetración tecnológica, el poder adquisitivo o la forma en que toman las decisiones de compra también influirán de forma significativa en las funcionalidades que incluiremos en nuestra web. ¿Qué formas de contacto ofreceremos: formulario, teléfono, chat…? ¿Cómo serán nuestros formularios? ¿Y el proceso de compra? Y sobre todo, ¿cómo construiremos la experiencia del usuario?
  • Arquitectura de la información. O, dicho de otra forma, la estructura de nuestra web y la forma en que presentamos, ordenamos y catalogamos los diferentes contenidos y las rutas de acceso a cada uno de ellos.

Se trata, por tanto, de satisfacer las necesidades de nuestros usuarios desde el primer contacto, para que así puedan llegar a ser nuestros clientes. Y para eso tenemos que conocer sus características y ponernos en su piel antes de diseñar nuestro sitio web.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre Protección de Datos


CONSULTE EN LA POLÍTICA DE PRIVACIDAD LA INFORMACIÓN COMPLETA

Responsable: José Vicente Ríos Herrera (Asesoría Ríos Herrera).

Finalidad: Gestión de los comentarios del blog.

Legitimación: Consentimiento del interesado.

Destinatarios: Webempresa, como proveedor de hosting, almacenará el mensaje.

Derechos: A acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos detallados en la información adicional.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This